Limpieza de acero inoxidable


El acero inoxidable es una aleación en base a hierro, cromo y otros elementos aleantes que no hacen combinación química entre si pero, produce una excelente resistencia a la corrosión. Su clasificación se hace atendiendo a la micro estructura interna, la cual es una resultante de los elementos presentes en el acero.

Por su excelente resistencia y belleza, el acero inoxidable es un material de fácil conservación, tendiéndose a veces a tener la errónea idea de que no requiere mantenimiento. Con el objeto de conservar sus cualidades innatas, es necesario seguir unas recomendaciones mínimas durante su almacenamiento, manipulación y uso, que con una limpieza adecuada de rutina, permiten mantener inalteradas las características originales, preservando su resistencia a la corrosión, higiene y apariencia.

Recuperación de brillo en acero

Recuperación de brillo en acero

El acero inoxidable es el único metal que puede auto regenerarse. Posee una fina capa de óxidos adherentes formada principalmente por óxidos de cromo, hierro y níquel que, cuando está limpia y adecuadamente formada, es bastante inerte, bajo la mayoría de las condiciones. En este estado se dice que el acero inoxidable está “pasivo”. Los siguientes tratamientos de pasivación, son principalmente de limpieza y no inducen a la pasividad, pero reparan los defectos en la superficie y eliminan las sustancias que puedan dañar la película superficial.

Al finalizar una instalación, la eliminación de la película plástica protectora (PVC) y el adhesivo final es muy importante. Tras esta retirada debe continuarse con una operación general de limpieza para que la superficie quede limpia. Se realizará un régimen de limpieza regular de mantenimiento según dicte el ambiente exterior. Si estos requisitos previos se siguen, podemos esperar una vida larga, con pequeño o ningún cambio en la apariencia del producto

El aspecto superficial atractivo e higiénico de los productos de acero inoxidable no se puede lograr con un mantenimiento totalmente libre. Todos los grados y acabados del acero inoxidable pueden mancharse, decolorarse o conseguir una capa adherida de suciedad en su uso normal.

El Acero Inoxidable es sinónimo de larga duración y durabilidad con buen aspecto. No obstante, es esencial limpiar las superficies de forma periódica para remover la suciedad. Las rutinas de mantenimiento son una medida preventiva muy útil. La frecuencia en la limpieza depende de la calidad, el acabado superficial, la forma de la pieza, el servicio y el entorno.

Pulido del Acero inoxidable>> más información

Pulido de acero inoxidable

Pulido de acero inoxidable

Procedimientos de limpieza sugeridos para contaminaciones comunes:

Marcas de huellas

Lavar con jabón, detergente u otros productos como alcohol o acetona. Aclarar bien con agua fría y un trapo seco.

Aceite y Grasa

Lavar con un producto orgánico/hidrocarbónico (por ejemplo alcohol), después limpiar con jabón o detergente suave y agua. Aclarar bien con agua fría y un trapo seco. Se recomienda remojar antes de limpiar con agua caliente enjabonada. Pintura Lavar con disolvente de pintura utilizando un cepillo de nylon suave, aclarando con agua fría y limpiar en seco.

Restos de Carbón y Marcas de horno

Mojar con agua. Utilizar una solución de limpieza con amoníaco. Aclarar bien con agua fría y limpiar en seco.

Decoloración por Calentamiento

Usar un estropajo no metálico con sustancia no abrasiva. El óxido se debe eliminar físicamente. Rascar en la dirección del acabado. Aclarar bien con agua fría y limpiar en seco.

Etiquetas y Adhesivos

Mojar con agua caliente enjabonada. Sacar la etiqueta o eliminar la cola con soluciones de metilato o benceno. Continuar la limpieza lavando con jabón o detergente y agua. Aclarar a fondo con agua caliente. Limpie en seco con un paño de limpieza suave.

Marcas de agua, Cal

Restos importantes de cal pueden ser eliminados remojando con una solución de vinagre al 25%. Aclarar bien. Continuar lavando con jabón o detergente y agua. Aclarar con agua caliente. Limpie en seco con un paño de limpieza suave.

Marcas de Té y Café

Lavar con soda de lavar (bicarbonato de sodio) y agua caliente. Continuar con un lavado con jabón o detergente y agua. Aclarar a fondo con agua caliente. Limpie en seco con un paño de limpieza suave.

Manchas de Óxido

Empapar las piezas con una solución de 9:1 de agua caliente y ácido nítrico durante una hora. Lavar con agua.

Humedecer con ácido oxálico, dejándolo por espacio de 20 minutos. Aclarar a fondo con agua fría y un paño seco.

Remover con un proceso mecánico los restos de óxido en caso que haya mucha oxidación.

Usar con precaución y con un equipo apropiado cuando se maneje ácido

Acciones Recomendadas:

✔ Cuando la limpieza no se realiza de forma rutinaria el óxido y la suciedad se deben eliminar al ser detectados.

✔ Empezar siempre con los productos y métodos de limpieza más suaves en un área pequeña para evaluar los efectos en la superficie de actuación.

✔ Usar agua caliente para ayudar a eliminar grasas y aceites contaminantes.

✔ Aclarar siempre con agua limpia en el proceso final de limpieza, seguido de un secado con un paño suave o toalla de papel.

☠ NUNCA REALIZAR LAS SIGUIENTES ACCIONES ☠ 

✘No cubrir los aceros inoxidables con ceras o aceites, la suciedad y el óxido se agarraran más fácilmente y dificultan su eliminación.

✘No usar productos de limpieza que contengan cloruros y/o haluros (ej. Yodo o Flúor).

✘No usar desinfectantes para limpiar piezas de acero inoxidable.

✘No usar ácido hidroclórico (HCI) para limpiar ya que ocasionará picaduras y corrosión (SCC).

Usar protección adecuada y tomar precauciones cuando se usa ácido para limpiar acero inoxidable.

✘No usar productos desconocidos o no verificados. Limpiar siempre los utensilios de acero inoxidable antes del uso para manipular comida.

✘No use limpiadores de “plata”.

✘Evitar la contaminación ferrosa de los equipos de limpieza fabricados con hierro o usados para la limpieza de piezas de acero al carbono.

✘No usar una cantidad excesiva de jabón o detergentes para limpiar; dejarán una capa “nublada” en la superficie.

✘Frotar con fibras metálicas (hilos de alambre) o raspar con herramientas de acero.

✘Usar estropajos y trapos de limpieza que se han utilizado en acero ordinario.

✘Frotar con estropajos plásticos a través del grano en superficies acabado mate.

Limpieza y Mantenimiento en Obras

A menudo, los embalajes absorbentes como el papel, el cartón, y otros materiales son utilizados para proteger el acero inoxidable durante su almacenamiento en obra. No se debe permitir que dichos materiales se mojen ya que el papel mojado puede decolorar el acero inoxidable. Para proteger el acero inoxidable se deben utilizar alquitranados o el laminado metálico plástico. Esto es especialmente importante en los trabajos de la construcción donde tierra, polvo, partículas de acero de moler o soldar, etc. están presentes en el ambiente y junto a la humedad pueden causar la decoloración; por eso, es preferible el almacenamiento interior de los productos.

Cualquier drenaje de cemento o mortero que contenga cloruros debe ser retirado inmediatamente. Especialmente cuando la limpieza de la albañilería se realice con productos ácidos fuertes. El acero inoxidable puede decolorar si se deja en contacto con sales o ácidos durante períodos prolongados. Debe evitarse también el contacto del acero inoxidable con artículos de acero, especialmente si hay humedad.

Cuando las capas protectoras como papel o plástico adhesivo son retiradas del acero inoxidable pueden dejar cantidades pequeñas o una capa muy fina del pegamento en la superficie del metal. Esto facilita la adherencia de las partículas de suciedad aerotransportadas, y la retirada de estos residuos adhesivos es importante para mantener un buen aspecto general. Por lo tanto se requiere una limpieza inicial cuidadosa.

Fuente principal de información: Thainox