Okuda la vuelve a montar>>

La geometría colorista es el sello del santanderino Okuda San Miguel y así lo reivindica cada vez que tiene ocasión. Como cuando en el verano de 2017 le propusieron pintar la fachada de un château francés del siglo XIX. La obra se llama Skull Mirror y está pintada sobre la fachada del Château de La Valette, en el Valle del Loira (Francia).

Este trabajo ilustra lo que ha cambiado la percepción del arte urbano desde su origen. Tanto, que la empresa de representación y gestión cultural que trabaja con Okuda (nombre real, Óscar San Miguel -1980, Santander-) no da abasto.

Ink & Movement (IAM) lleva 10 años transformando el espacio público en colaboración con instituciones públicas, particulares y –lo que les diferencia de la concepción clásica– con marcas, a quienes describen como los “mecenas” del siglo XXI, ya que, aseguran, cada vez apuestan más por la libertad creativa.

La clave del éxito, según el portavoz de IAM, Zigor Cavero, es que “este nuevo arte maneja un lenguaje universal, tiene un aliado en el mundo digital y cumple una misión de integración social”. Y encima es bonito.

Comparte tu aprecio

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies